Nacional

ELECCIONES PRESIDENCIALES EN MEXICO: LOPEZ OBRADOR REBASA POR LA IZQUIERDA

ELECCIONES PRESIDENCIALES EN MÉXICO;  LOPEZ OBRADOR REBASA POR LA IZQUIERDA

Por: Mauricio Fernández Díaz

En un contexto en el cual la ciudadanía votante ha período la confianza en los partidos políticos debido a la profunda crisis estructura, económica y administrativa en la que han sumido a México, las tendencias electorales plasmadas en encuestas realizadas por varios medios de comunicación reconocidos como confiables, dan la ventaja al izquierdista partido MORENA, cuyo líder moral y aspirante a la presidencia de la República se mantiene muy por encima del derechista Partido Acción Nacional (PAN) quien gobernó durante 12 años la República, primero con Vicente Fox y posteriormente con Felipe Calderón sin haber dejado un recuerdo grato en la mente de los mexicanos.

Hoy, son 3 los panistas que aspiran a ser nominados en el 2018 como candidatos a la Presidencia; lamentablemente la opinión popular no es muy favorable ni a Margarita Zavala (esposa del ex presidente Felipe Calderón), como tampoco se inclina por el presidente nacional del PAN (Partido Acción Nacional, de tendencias derechistas) o por el Gobernador de Puebla Moreno Valle, quien se encuentra en plena precampaña promocionando su imagen con el dinero de las arcas poblanas.

Los votantes potenciales del PAN son los llamados “cautivos” o sea el famoso voto duro, mismo que en esta ocasión parece no alcanzarle para ir a una contienda en la que su adversario no será como en elecciones anteriores, el PRI (Partido Revolucionario Institucional) oficialista y gobiernista sino el liderado por la emblemática figura de la izquierda Manuel Andrés López Obrador.

López Obrador no ha dejado de recorrer la geografía del territorio mexicano desde hace 12 años o más.

Compitió en contra del panista Felipe Calderón y la percepción popular es de que le robaron la presidencia en aquella aciaga votación en la que los  izquierdistas calificaron como fraudulenta y  llena de anomalías, a tal grado que el presidente electo Felipe Calderón debió recibir la banda presidencial con un fortísimo dispositivo policiaco ante la rebeldía popular que exigía anularan la elección, misma que Calderón ganó “haya sido como haya sido” frase que se hizo famosa al externarla en una entrevista que le hiciera un canal televisivo.

En esta pasada elección, López Obrador volvió a competir en contra de Josefina Vázquez Mota (PAN) y Enrique Peña Nieto (PRI).

Las campañas fueron completamente desaseadas y con graves anomalías detectadas, señaladas y documentadas por los seguidores de López Obrador, lo que no impidió que el Instituto Nacional Electoral, árbitro supuestamente neutro diera el gane sin mayor problema al candidato priista, ante la profunda irritación popular por lo que fue considerado una burla a la decisión de los votantes de toda la República mexicana.

Esta será la tercera y última ocasión en que López Obrador compita por el máximo cargo del país, y en el ánimo de la gente, de los ciudadanos de clase humilde, media, media alta y parte de la alta, incluyendo la empresarial ha crecido a tal grado la figura del presidente de Morena que ya se ven señas de una alianza bajo la mesa del PRI y el PAN para frenar la llegada de, para ellos, indeseable posible inquilino de los Pinos.

Sin embargo el pueblo está harto y decepcionado, y como sucedió en Tamaulipas en donde los ciudadanos salieron a votar en masa para echar de palacio de gobierno al PRI, ahora puede repetirse este fenómeno a nivel nacional sin que haya fuerza alguna que pueda frenar este proceso.

La administración peñista ya sembró la semilla del rencor social, y el fruto se encuentra maduro para dar la semilla que durante tanto tiempo han querido sembrar en la presidencia: Andrés Manuel López Obrador

 

El otro partido fuerte, llamado PRI (partido Revolucionario Institucional que actualmente gobierna con Enrique Peña Nieto) se encuentra sumido en la más seria crisis de sus 86 años de ser el partido dominante en México.

El presidente Peña Nieto enfrenta los más bajos índices de aceptación y popularidad debido a que no ha logrado en los 4 años al frente del país lograr avances en materia de seguridad, beneficios sociales, empleo, educación, crecimiento del PIB, salud o algún otro rubro importante; Las consecuencias de haber impuesto a sangre y fuego dichas reformas se tradujo en malestar, irritación social y repudio a todo lo que huela a priismo, a grado tal que en las pasadas elecciones su partido el PRI perdió siete Gubernaturas en importantes estados, entre ello Tamaulipas que había sido bastión del partido oficial durante 86 años.

 

 

Notas relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar