Nacional

EL ARTE DE LA GUERRA. APLICADO A CAMPAÑAS POLITICAS

La importancia de los espías y su recompensa
Por: Sun Tzu & Oscar Castañeda Montemayor.
De entre la desesperación por ya querer estar en la nómina de los vientos de cambio, los convenios de publicidad y conservar el empleo, salta la prisa por adquirir ingresos y tras de ella incluso la depresión, la ansiedad, el enojo y la impotencia.
Y en ello se incluyen tanto panistas que no han sido llamados aun, priistas que atacan a los ex priistas que están en el gabinete, priistas contra priistas, burócratas que por empinar y ponerles el dedo a sus ex jefes piden a cambio conservar su trabajo, además exigen ser tratados con respeto no obstante haber sido de alguna manera sordos ciegos y mudos en los malos manejos de sus ex jefes, ahora si saben hablar… escribir quejas en redes sociales y filtrar malos tratos a los medios de comunicación, milagros lograra que  el nuevo gobernador puede ser canonizado  al terminar su mandato.
Parte de la corrupción es de los burócratas que cobraban por hacer trámites siendo su obligación y parte de su trabajo, vulgares coyotes, y que decir se su actitud prepotente y cuando ignoraban a los ciudadanos que casi pedían o suplicaban que los atendieran y ni volteaban o cuando menos les miraran a la cara, había que suplicarles. Claro hay buenos burócratas también, como en toda actividad de humanos los hay buenos y malos…más malos que buenos desgraciadamente si de gobiernos se trata.
Ya se lanzaron cañonazos para dejar ver al huracán azul como traicionero a la voluntad del pueblo que lo llevo a ser gobernador al incluir conocidos ex priistas tal vez si lo sigan siendo bajo nuevo disfraz azul pero hay una razón por la que están ahí…y es que en las guerras se debe utilizar cierto tipo de elementos muy importantes, el que tenga los mejores ganara irremediablemente al contrincante.
Donde haya ganado el PAN en Tamaulipas es con la ayuda de priistas, algunas veces por cuota negociada en las cúpulas de partidos a nivel nacional, otras por llevarles la contra a la voluntad de los gobernadores como Cavazos Lerma y Tomas, algunos rebeldes a la cárcel fueron a dar. No entiendo a los que hoy se rasgan las vestiduras diciéndose conocedores de nuestra política, la “cosa nostra” tamaulipeca.
Suele acontecer que a veces es necesario que alguien ajeno, de otras latitudes geográficas les explique, les prestan más atención que a sus paisanos, porque nadie es profeta en su tierra dice el dicho.
Sea pues que me di a la labor de tratar de romper este paradigma muy de los nuestros, que más bien en lo personal lo declaro estigma.
Aplicando un ejercicio de creatividad y de lógica obtusa obtuve, como resultado, una expresión del dominio popular para establecer que no entendemos o que quien habla no se sabe explicar, porque en nuestra cultura el pendejo por regla general debe ser el otro u los otros, a veces ellos a veces nosotros… la frase es “habla en chino” y se me ocurrió aplicar algo parecido a la psicología inversa y mi mente perversa me sugirió que tal vez un chino podría servir para explicar lo que en buen español, incluso llano no pueden entender mis paisano más por el hecho de que se los diga un coterráneo que por cualquier otra razón, así que invito a leer a un chino experto, ilustre creador del libro que trata del Arte De La Guerra, originalmente en su lengua natal pero traducido al español, en un esfuerzo para que entiendan que está pasando, porque están ahí conocidos priistas. Más adelante regreso después de la interesante exposición del inteligente maestro de la guerra Sun Tzu.
Debo aclarar antes de que sigan adelante, que deben seguir leyendo pero despacio, tratar de entender lo que expone y aplicarlos a sus experiencias vividas en la pasada contienda electoral que fue la gran victoria que nos libera del antiguo imperio de la corrupción y la impunidad en Tamaulipas.
EL ARTE DE LA GUERRA. APLICADO A CAMPAÑAS POLITICAS
La importancia de los espías y su recompensa
C A P I T U L O XIII
Sobre la concordia y la discordia
Una Operación militar significa un gran esfuerzo para el pueblo, y la guerra puede durar
muchos años para obtener una victoria de un día. Así pues, fallar en conocer la situación
de los adversarios por economizar en aprobar gastos para investigar y estudiar a la
oposición es extremadamente inhumano, y no es típico de un buen jefe militar, de un
consejero de gobierno, ni de un gobernante victorioso. Por lo tanto, lo que posibilita a un
gobierno inteligente y a un mando militar sabio vencer a los demás y lograr triunfos
extraordinarios con esa información esencial.
La información previa no puede obtenerse de fantasmas ni espíritus, ni se puede tener
por analogía, ni descubrir mediante cálculos. Debe obtenerse de personas; personas que
conozcan la situación del adversario.
Existen cinco clases de espías: el espía nativo, el espía interno, el doble agente, el espía
liquidable, y el espía flotante. Cuando están activos todos ellos, nadie conoce sus rutas: a
esto se le llama genio organizativo, y se aplica al gobernante.
Los espías nativos se contratan entre los habitantes de una localidad. Los espías internos
se contratan entre los funcionarios enemigos. Los agentes dobles se contratan entre los
espías enemigos. Los espías liquidables transmiten falsos datos a los espías enemigos.
Los espías flotantes vuelven para traer sus informes.
Entre los funcionarios del régimen enemigo, se hallan aquéllos con los que se puede
establecer contacto y a los que se puede sobornar para averiguar la situación de su país y
descubrir cualquier plan que se trame contra ti, también pueden ser utilizados para crear
desavenencias y desarmonía.
En consecuencia, nadie en las fuerzas armadas es tratado con tanta familiaridad como los
espías, ni a nadie se le otorgan recompensas tan grandes como a ellos, ni hay asunto más
secreto que el espionaje.
Si no se trata bien a los espías, pueden convertirse en renegados y trabajar para el
enemigo.
No se pueden utilizar a los espías sin sagacidad y conocimiento; no puede uno servirse de
espías sin humanidad y justicia, no se puede obtener la verdad de los espías sin sutileza.
Ciertamente, es un asunto muy delicado. Los espías son útiles en todas partes.
Cada asunto requiere un conocimiento previo.
Si algún asunto de espionaje es divulgado antes de que el espía haya informado, éste y el
que lo haya divulgado deben eliminarse.
Siempre que quieras atacar a un ejército, asediar una ciudad o atacar a una persona, has
de conocer previamente la identidad de los generales que la defienden, de sus aliados, sus
visitantes, sus centinelas y de sus criados; así pues, haz que tus espías averigüen todo
sobre ellos.
Siempre que vayas a atacar y a combatir, debes conocer primero los talentos de los
servidores del enemigo, y así puedes enfrentarte a ellos según sus capacidades.
Debes buscar a agentes enemigos que hayan venido a espiarte, sobornarlos e inducirlos a
pasarse a tu lado, para poder utilizarlos como agentes dobles. Con la información
obtenida de esta manera, puedes encontrar espías nativos y espías internos para
contratarlos. Con la información obtenida de éstos, puedes fabricar información falsa
sirviéndote de espías liquidables. Con la información así obtenida, puedes hacer que los
espías flotantes actúen según los planes previstos.
Es esencial para un gobernante conocer las cinco clases de espionaje, y este conocimiento
depende de los agentes dobles; así pues, éstos deben ser bien tratados.
Así, sólo un gobernante brillante o un general sabio que pueda utilizar a los más
inteligentes para el espionaje, puede estar seguro de la victoria. El espionaje es esencial
para las operaciones militares, y los ejércitos dependen de él para llevar a cabo sus
acciones.
No será ventajoso para el ejército actuar sin conocer la situación del enemigo, y
conocer la situación del enemigo no es posible sin el espionaje.
FIN
El pago por los favores recibidos a estos espías que contribuyeron al éxito, está a la vista de todos, sabia decisión del huracán azul darles responsabilidad inmediata de cara al pueblo…no dándoles negocios por debajo de la mesa, pues eso sí sería seguir en la corrupción al estilo pasado, escondiéndolos, los tratos ocultos, o pagarles en moneda con el erario estatal sus servicio, también sería corrupción. Las cartas ocultas fueron mostradas, exhibidas, ya no servirán como espías, están expuestos con una responsabilidad…y muy inteligente repito…si no saben abstenerse de tomar lo que no les pertenece como antes, se enfrentaran al linchamiento público, mediático, jurídico y en el peor de los casos encarcelados.
Ellos serán sus propios verdugos poniéndose la soga al cuello, están sentados en puestos que no son más que débiles banquillos tambaleándose en esto que es la prueba en pocos meses de dar resultados, si no lo mínimo es que de que se van también…se van.
Me despido de ustedes aclarando al estilo del filósofo de Güemes… ¡el que entendió…entendió y el que no…pues no!. Yo me lavo las manos, no es la “mía culpa”.
P.D. “EL PRI A MUERTO”

Notas relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar