El madrazo

Comparte esta noticia:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

13 noviembre de 2015
Columna
Jaime Hernández

¿cómo es posible que funcionarios estatales y municipales hagan su trabajo un lado para una festividad? Aquí queda claro que les falta profesionalismo y lo más importante cumplimiento su deber, que no se les olvide los impuestos que pagamos todos los mexicanos se convierten en sus sueldos los cuales son entregados o depositados en las nóminas sin ningún tipo de problema, para no ver muy lejos el ITAVU oficina estatal donde se encuentra titular FERNANDO CASTRELLON quien por cierto es el presidente de los eventos o de las festividades que se realizarán en el poblado el REALITO por tal motivo tiene más de ocho días sin estar en su oficina y si lo hace es por tan sólo unos cuantos minutos y después prende la graciosa huida aqui queda demostrado que le vale una pura y el compromiso que ha contraído con el gobernador del estado esta es la situación o mejor dicho el privilegio de tener a excelentes padrinos los cuales solapan atrás a sus ahijados y los cubren o protegen de todo y de todos, ¿que se encuentra sucediendo dentro de las oficinas de varios lugares a nivel estatal? ¿Por qué las cabezas principales no se encuentran es su área de trabajo? Excelente pregunta ¿cuál será la respuesta? He aquí la falta de respeto y la falta de profesionalismo de gran cantidad de servidores públicos a nivel Estado a los cuales le vale o les vale pura CHINGADA el cumplir con su obligación tal y como debe de ser dejando claro que no les interesa su tarea encomendada la cual se las entregó el gobernador del estado a quien ven la cara de tonto por no decir una palabra más fuerte, ¿cuándo terminará todo este desmadre? Jamas ya que tienen a un gran padrino detrás de ellos el cual le solapa o los cubre a capa y espada todas sus pendejadas, así es la política en todo el mundo, lo que no se les olvida ha estas ratas públicas es acudir cada 15 de cada mes para cobrar su jugoso sueldo el cual es pagado sin ningún tipo de problema, dinero que es obtenido por los impuestos de todos los mexicanos que son los que les dan los lujos a los políticos que sólo buscan su beneficio personal y la de toda su familia, esta es la triste realidad pero pasan otro tema les daremos a conocer la definición de lo que significa la palabra PROSELITISMO es el conjunto de actividades que una organización o una persona lleva adelante con el objetivo de ganar adeptos para su causa. El uso más habitual del concepto aparece en el ámbito de la política, Todos los candidatos que aspiran a ser elegidos por el pueblo para acceder a un cargo público realizan proselitismo. Las campañas políticas que se desarrollan antes de una elección, de hecho, constituyen actos de proselitismo, El candidato podrá recorrer los barrios para conversar con la gente, grabar publicidades para radio y televisión, posar para afiches que se pegan en la vía pública y participar en debates con otros políticos, por ejemplo, con la finalidad de mostrar sus propuestas y de convencer a la gente de la conveniencia de votarlo, Uno de los clichés del proselitismo es tomarse fotos sosteniendo niños en brazos y besándolos durante la campaña. Con este tipo de acciones, los candidatos buscan mostrarse cercanos al pueblo y hacer gala de su sensibilidad, Si bien la palabra proselitismo no acarrea en sí mismo ninguna connotación negativa, en el caso de las acciones de los políticos para convencer a los votantes de escoger su partido muchos la utilizan con un tono ciertamente despectivo y descalificativo. Esto se debe a que lo más usual es que, a lo largo de una campaña política, los candidatos intenten engañar al pueblo para conseguir más votos, decirles lo que quieren oír, prometerles aquellas reformas que vienen persiguiendo desde hace mucho aunque no piensen llevarlas acabo una vez en el poder. Proselitismo Lejos se encuentra tal estrategia del trabajo duro y constante que debería caracterizar el proselitismo en su búsqueda de personas que se interesen por una causa. Claro está que todo esfuerzo por llamar la atención de los demás puede ser tomado como un acto de manipulación, que impide el descubrimiento espontáneo y las decisiones libres de influencias externas. La línea entre la demagogia y la divulgación legítima de una idea o de una serie de principios es tan delgada que muchas veces resulta difícil entender ante cuál de las dos caras de la moneda nos encontramos, Como si dicha ambigüedad no fuera suficiente para poner en duda cualquier manifestación de proselitismo, los gustos y las ideas de cada persona juegan un papel innegable a la hora de juzgar las actitudes de quienes profesan sus convicciones públicamente. En otras palabras, sucede a menudo que la misma escena es calificada por un grupo como un acto legítimo y por otro, como pura demagogia. La forma de ser y pensar de cada ser humano puede ser tan diferente, tan particular, que es prácticamente imposible obtener una opinión unánime por parte de un grupo de personas, El proselitismo también aparece en la religión. Muchas colectividades religiosas tienen como premisa la conversión de las personas a su doctrina, bajo la creencia de que su fe es aquella que respeta los mandatos de Dios. La evangelización es un ejemplo de proselitismo desarrollado por la Iglesia católica desde la Antigüedad, que consiste en difundir la palabra de Dios para convertir a los no creyentes o a los adherentes a otras religiones, Cabe mencionar que las autoridades de la Iglesia católica no están de acuerdo con el hecho de que la evangelización se considere una forma de proselitismo; el Papa Francisco Bergoglio señaló en una ocasión que no se trata de una serie de acciones que buscan confundir y convencer a los no creyentes de unirse a su religión, sino de atraer con el propio testimonio a los que se han alejado, más claro ni el agua, tengan siempre mente todo en el ámbito político es un gran negocio, a pesar de la persona sea humilde siempre termina ROBANDO bueno es todo por el día de hoy y recuerden que recibieron el doble de lo que piden para este humilde empleado de la pluma hasta la próxima.