Gustavo Cárdenas; el entierro del mejor aliado priista.

Comparte esta noticia:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

gustavo cardenas cara

 

 

Por: Mauricio Fernández Díaz

Hablar de Gustavo Cárdenas y su historia siempre es iniciar una discusión, una polémica.

Así como tiene seguidores, el número de detractores es igual o mayor, por lo que regularmente cuando en torno a una mes de café, alguna reunión y no se diga en algún análisis político su nombre es mencionado, surge la discusión.

¿Es Gustavo un mercader de la política, un mero vividor del presupuesto o en realidad se le puede considerar un político de oposición, un panista con una sólida formación ideológica?

Carismático, Gustavo ha visto transcurrir su vida en medio del oropel, del lujo y el confort que brinda el poder financiero obtenido desde el poder político.

Cameleónico, una de sus principales virtudes ha sido el adaptarse sin problemas al contacto e intercambio verbal con la plebe; podría decirse que las campañas –después de la vida cortesana-  es el ámbito donde mejor se desenvuelve, no porque en realidad se identifique con el populacho, sino porque su enorme ego solo comparado con su frivolidad, encuentra en la admiración y el aplauso del vulgo su mejor nutriente.

Negociador nato, ha logrado conciliar la política con los negocios; sus incursiones como candidato del PAN le han valido que perdiendo, gane; Sus dos candidaturas a la gubernatura le dejaron millonarias ganancias.

Sin necesidad de tener que robar desde el poder; le bastó primero utilizar en sus campañas la agresión verbal, el vociferar contra sus adversarios políticos para después colarse al callejón sin luz de las negociaciones con el gobierno. Dejarse caer a mitad de las campañas ha sido su especialidad y en ello tiene basta experiencia.

Su manejo comercial de la política le ha valido erigir un pequeño imperio financiero; hoteles, restaurantes, ranchos, tierras y fortuna personal provienen de ese don de saber vender su imagen y carisma; su pose de baby face rebelde y anti gobiernista aun seduce a muchos ingenuos que en piensan que en realidad es auténtico.

Gustavo regreso de nicho dorado para salvar a Victoria de su eterno calvario y su ancestral retraso. Se propuso ser de nuevo presidente pero algo falló en esta ocasión; Quiso ser de nuevo el adalid panista que aglutinara a toda la militancia para llevarla a pelearle la presidencia al priísmo y, desde ahí, posicionarse para desafiar a Cabeza de Vaca dentro de año y medio cuando esté en disputa la gubernatura; El rotundo fracaso que le propinó Arturo Soto lo dejó alelado, estupefacto.

Sin duda los militantes panistas se hartaron de tanta traición y tanto entreguismo y olfatearon en la postulación de Gustavo el tufo de la negociación, de la clandestina venta de una lucha política diseñada para perder y optaron por darle un voto de confianza a una cara nueva, dejando de lado al ya caduco y casi sexagenario político.

Varios grupos políticos a los que traicionó le pasaron la factura y lo dejaron tendido en la lona, de la que se levantó para convertirse en candidato del Movimiento Ciudadano, desde donde confía conseguir la suficiente votación como para que no gane Soto; Su apuesta desde un principio fue apoyar, limpiarle el camino a Alejandro Etienne.

¿Le alcanzará  el aire al veterano político ex panista como para lograr engañar a los nuevos votantes, aquellos que no conocen la turbia historia del panista?

¿Podrá Soto convencer a esos incautos de utilizar el voto útil, convenciéndolos de que para derrotar al PRI tienen que unificarse en torno a su candidatura dejando por un lado al engendro perredista y al mercader del Movimiento Ciudadano?

Todo indica que será una pugna dura, sin cuartel; Y en este momento, la ventaja sin duda está al lado de Soto, ya que la campaña de Gustavo se ve fría, desangelada y la de la China de plano no se nota.

Quizá lo que le falta al ex panista Gustavo Cárdenas es el impulso, el empujón proveniente del tercer piso de palacio de gobierno ¿Soplará desde ahí la bocanada de oxígeno que tanta falta le está haciendo al veterano pugilista político acostumbrado no a la pela sino al tongo, a la simulación?

Parece que este es el principio del fin del hijo pródigo del clan Cárdenas; Soto trae pala y pico, solo falta cavar el hoyo.